La importancia de la calidad

Nosotros no solo le damos importancia a la calidad de la realización del trabajo, sino también a la calidad de los materiales.
Ambas cosas deben ir unidas, aunque se empleen buenos materiales si no se realiza bien el trabajo quedarán fallos o echaremos a perder esos materiales. Por muy bien que se realice un trabajo, si los materiales no son de buena calidad, el trabajo no durará mucho por lo que habrá que hacerlo de nuevo pasado poco tiempo, lo que supone gastar dinero nuevamente, la incomodidad de la realización del trabajo y lo que es más importante, el desgaste de su parquet o tarima al tener que lijar de nuevo.
Por ello siempre aconsejamos gastarse un poco más para evitar problemas a corto plazo. A la larga se ahorrará dinero y disgustos.

EJEMPLOS:

Barnices de mala calidad.
Consecuencias:
Al poco tiempo el barniz se pone blanquecino.
Se descascarilla.
Penetran manchas de grasa y otros productos.
El barniz se desgasta con facilidad y la madera queda desprotegida.

Imagen: Lijado, teñido y barnizado con poliuretano de primera calidad acabado en satinado.

Pegamento de mala calidad.
Consecuencias:
Al poco tiempo se despega el parquet.
Tablillas sueltas.

Madera de mala calidad.
Consecuencias:
Vetas blandas y nudos antiestéticos.
Al poco tiempo aparecen separaciones entre las tablas, por no estar bien tratada en secaderos.

Pasta niveladora de mala calidad.
Consecuencias:
Al poco tiempo se deshace la pasta y la madera se despega.

Imagen: Instalación de parquet de roble de 50×7 en liso con pegamento de primera calidad.

Trabajo mal realizado.
Consecuencias:
Fallos de lijado, como cortes y marcas excesivas de máquina.
Barniz mal aplicado, charcos, faltas de barniz, empalmes.
Tarima o parquet se levanta al poco tiempo por no haber medido la humedad con un higrómetro profesional.

 

Imagen: Lijado y barnizado con urea formol de primera calidad.

Por todo esto debe tener cuidado a la hora de decidir sobre la vida de su suelo, por ejemplo, no porque le digan que le van a dar poliuretano ya es lo mejor, hay muchas calidades de poliuretanos y varía mucho la cantidad de manos que le apliquen.
La diferencia de un barnizado hecho con poliuretano de mala calidad a otro de buena calidad, puede suponer mas de 20 años de duración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *